Minerales

De Centro Conocimiento Mon Platin
Saltar a: navegación, buscar
Minerales varios.jpg
Minerales varios1.jpg
Minerales polvos.jpg

Un mineral es una sustancia natural, de composición química definida, normalmente sólido e inorgánico, y que tiene una cierta estructura cristalina. Es diferente de una roca, que puede ser un agregado de minerales o no minerales y que no tiene una composición química específica.

Hay más de 5300 especies minerales conocidas, de ellas más de 5070 aprobadas por la Asociación Internacional de Mineralogía (International Mineralogical Association, o IMA).

Los minerales pueden ser descritos por varias propiedades físicas que se relacionan con su estructura química y composición. Las características más comunes que los identifican son la estructura cristalina y el hábito, la dureza, el lustre, la diafanidad, el color, el rayado, la tenacidad, la exfoliación, la fractura, la partición y la densidad relativa. Otras pruebas más específicas para la caracterización de ciertos minerales son el magnetismo, el sabor o el olor, la radioactividad y la reacción a los ácidos fuertes.

Uso en cosmetología

Desde tiempos remotos el hombre ha empleado los productos que la naturaleza le ofrece para protegerse y adornarse. Antes de descubrir las propiedades de las plantas, los hombres del paleolítico utilizaban diversas tierras mezcladas con grasa animal para colorear su piel y sus cabellos.

Las mujeres y hombres egipcios maquillaban sus ojos con khol, que obtenían de la galena o la antimonita, pintaban sus labios con óxido de hierro humedecido o empleaban friegas de arena para lavar su piel y polvo de alabastro para hacerse un buen peeling.

Son muchos los recursos minerales que están presentes en la naturaleza y que son necesarios para el cuidado de nuestra piel.

Aunque no forman parte mayoritaria de nuestra piel, algunos minerales cumplen funciones muy importantes, actúan como catalizadores en los mecanismos de defensa y en la reparación de la piel dañada. El silicio, cobre, magnesio, azufre, hierro, selenio, yodo o zinc, son oligoelementos que resultan indispensables en la renovación celular y la estimulación cutánea. La falta de estos minerales en la dieta puede provocar que las uñas o el pelo sean quebradizos, que aparezcan estrías o que las heridas no cicatricen bien. Pero no solo el aporte en la alimentación es importante, existen muchas formulaciones cosméticas que contienen estos elementos y están indicadas para distintos problemas de la piel.

Cremas y mascarillas

Son muchos los productos que podemos encontrar en la marca Mon Platín que contienen minerales. Cremas regeneradoras y anti-arrugas con minerales indicados en cosmética reparativa. Cremas y mascarillas faciales con metales preciosos como el oro, son los ingredientes que nos van a aportar luminosidad.

Limpiadores

Una de las sustancias limpiadoras por excelencia desde tiempos inmemoriales es la arcilla. Se trata de un elemento vivo que actúa haciendo una limpieza completa y que, por su poder de absorción, fija y neutraliza toxinas y alcaloides eliminando así sustancias tóxicas de nuestro organismo. Está recomendado su uso en casos de piel grasa, acné, llagas y heridas de la piel, e incluso para tratar problemas de dientes o encías.

Minerales del mar Muerto

Aristóteles fue el primero que informó al mundo sobre sus propiedades curativas. Hasta la mismísima Cleopatra, buscó en el Mar Muerto, el elixir de la eterna juventud. Las Facultades terapéuticas del Mar Muerto se deben a su concentración en sal. Son numerosos los Balnearios y Sanatorios que se extienden a lo largo de la costa y que utilizan las aguas del Mar Muerto para curar varias enfermedades.

La riqueza de los Minerales que guardan sus aguas y su lodo hacen del Mar Muerto un lugar con poderes curativos y capacidades terapéuticas que ayudan a mejorar la salud y belleza de la piel, y sirven para curar y prevenir problemas como psoriasis, artritis, mala circulación, reumatismo, acné y dolores musculares.

La eficacia de las propiedades del mar Muerto está tan demostrada que, en algunos países europeos, los Seguros Sociales de Salud costean las estancias en él. Trabajos de Investigación han probado que los minerales del mar Muerto poseen los siguientes efectos:

  • Rejuvenecedores.
  • Relajantes.
  • Descontracturantes.
  • Anti-estrés. Actúan como calmantes, hidratantes y refrescantes.
  • Fortalecen el organismo y revitalizan el tejido celular de la piel.

Listado de minerales del mar Muerto

El EFECTO gracias a los 26 Minerales del Mar Muerto es que la piel luce más joven, relajada y radiante:

  • AZUFRE: Importante en la queratización y la síntesis de colágeno de la piel. Por lo que mantiene el cabello, la piel y las uñas. Mejora los problemas de acné.
  • BICARBONATO: Mantiene el equilibrio del pH natural de la piel.
  • BORO: Gran papel en el mantenimiento de la función transmenbranal.
  • BROMO: Efecto relajante del sistema nervioso. Alivia problemas de la piel. Poder curativo.
  • BROMURO: Estimula el proceso de reparación natural de la piel. Alivia el malestar asociado a los trastornos de la piel.
  • CALCIO: Esencial en la limpieza de poros. Ayuda a prevenir infecciones. Refuerza el metabolismo celular de la piel.
  • CLORO: Favorece el balance de los minerales corporales. Regula el exceso de grasa y calma la piel. Imprescindible para un adecuado metabolismo celular.
  • COBALTO: Alto contenido en Vitamina B12.
  • COBRE: Esencial para una piel sana y tersa. Participa en la pigmentación de la piel. Favorece la síntesis del colágeno, elastina, melanina y queratina.
  • CROMO: Mantiene el equilibrio del pH natural de la piel.
  • ESTRONCIO: Participa en la formación del tejido conectivo. Reduce irritaciones sensoriales.
  • FLÚOR: Poderoso antiséptico. Favorece la salud de piel y uñas.
  • FÓSFORO: Participa en la producción y reparación del tejido. Reequilibra el pH.
  • HIERRO: Favorece un tono de piel sano. Mejora las afecciones de la piel.
  • MAGNESIO: Poderoso rejuvenecedor de la piel. Ayuda al funcionamiento de las glándulas. Importante para el metabolismo de las células faciales.
  • MANGANESO: Incrementa la producción de antioxidantes.
  • MOLIBDENO: Favorece la función celular de la piel.
  • NÍQUEL: Necesario para una integridad de la membrana y el adecuado funcionamiento de su metabolismo.
  • POTASIO: Hidrata y nutre la piel. Ayuda a regular la ósmosis y el balance del agua. Previene la formación de radicales libres y regula la transferencia de nutrientes a través de la membrana celular. Previene la formación de radicales libres y regula la transferencia de nutrientes a través de la membrana celular.
  • SELENIO: Neutraliza los radicales libres y junto con la vitamina E ejerce una acción antioxidante que retrasa el envejecimiento cutáneo. Antioxidante que protege la membrana celular y mantiene la elasticidad de los tejidos Aporta gran hidratación.

Aporta gran hidratación.

  • SODIO: Suministra energía a las células. Ayuda a evitar la formación de los radicales libres y mitiga el envejecimiento de la piel.
  • SILICIO: Favorece la formación de colágeno y mejora la elasticidad y densidad de la piel. Importante para el mantenimiento de la fuerza, el grosor apropiados, y la producción de colágeno de la piel.
  • SULFATOS: Aportan elasticidad. Efecto relajante.
  • VANADIO: Necesario para mantener un adecuado metabolismo celular.
  • YODO: Imprescindible para mantener el equilibrio de hidratación necesario para el metabolismo celular, la eliminación de toxinas y la absorción de nutrientes.
  • ZINC: Acción hidratante y reparadora. Desempeña un importante papel en la formación del colágeno. Ayuda a prevenir la dermatitis. Gran poder anti-acné.

A tener en cuenta

Efecto de los minerales en el cuerpo humano:

  • Color. El consumo de cobre permite al organismo utilizar la tirosina, un aminoácido que influye en la pigmentación de la piel. Su deficiencia puede provocar la formación inapropiada de la elastina (uno de los componentes del tejido conjuntivo de la piel). Para cubrir las necesidades de cobre basta consumir cereales integrales y sus derivados, así como vegetales verdes.
  • Palidez. Esta se origina por la falta de hierro. Los adultos necesitan de 8 a 10 miligramos diarios, y las mujeres embarazadas de 18 a 25. En un mes, las mujeres en edad menstrual pierden el doble de hierro que los hombres.
  • Envejecimiento prematuro. El selenio tiene una acción antioxidante junto a la vitamina E. Los dos protegen las membranas celulares contra los daños producidos por la oxidación (al neutralizar los radicales libres), por lo que previenen, o al menos retardan, los procesos de envejecimiento de los tejidos.
  • Imperfecciones. El zinc es indispensable para la síntesis de proteínas, particularmente de las de colágeno. Precisamente el colágeno (la proteína más abundante en el organismo) y la elastina son los componentes presentes en mayor proporción en el tejido conjuntivo de la dermis, y aseguran la tonicidad y la elasticidad de la piel.